Conrad Klotz, en la preselección alevín valenciana

El jugador del alevín federado del CB ALBUFERETA, Conrad Klotz, ha entrado en la preselección alevín valenciana, siendo el primer jugador del club en su historia que consigue hacerlo.

fotoconrad

La directiva del club, entrenadores, jugadores, padres y aficionados te deseamos la mejor de las suertes y que sigas disfrutando en la cancha igual que con tus compañeros cada semana.

Felicidades, Conrad!

albubasket-baloncesto-logo-pequeno

 

La pachanga de los viernes…nuestros orígenes

Viernes, sobre las nueve de la noche en el Polideportivo de la Albufereta…la pachanga entra en acción, una vez más; luces, una pista, un balón botando, se ven camisetas de baloncesto de muchos equipos o una “de las que hay por casa”, pronto estrenarán equipaciones reversibles para todos, es la moda, dicen.

La gente del barrio pasea, mira y sigue su camino, unos cuántos veteranos del Vietnam, jugadores del club o padres de jugadores, otros que quieren matar el gusanillo o hacer un poco de ejercicio, todo vale para jugar con ellos, siempre y cuando se venga a disfrutar y pasarlo bien.
No muchos lo saben, pero así nació la semilla de nuestro actual club. Pascual, Enric (padre e hijo), Willy, Cata, Juanlu, Fer, Alejandro, Miguelón y otros tantos, que llevan años y años a sus espaldas de pachangas jugadas todos los viernes.

Tras la pachanga, ducha y pequeña caminata para “disputar la prórroga” en nuestro pequeño templo, el “Blanco y Negro” con su cerveza, las salchipapas del Cholo, los bocatas -que duran muy poco en los platos- y el carajillo con ron quemado para finalizar…entre medias, nos recuerdan batallas y anécdotas de todos estos años con ellos.

Entre enero y febrero de 1992, varios trabajadores de, la por entonces, CAAM (Caja de Ahorros de Alicante y Murcia), se juntaron para jugar en el Colegio Jesús María, los viernes, por iniciativa de, entre otros, Paco Quilez, tras probar previamente en las pistas del Complejo Vistahermosa un par de veces.

Recuerdan entre risas, cerveza, comida…y mucha nostalgia, como “asaltaban” los vestuarios para ducharse, ya que sólo les dejaban jugar en un principio, y como después ya consiguieron la llave de los vestuarios, la de la luz, pagar directamente a la monja…etc.

Pascual nos hace balance de todos estos años, porque lo que es el balance defensivo ya no está “para estos trotes”, recuerda junto a sus compañeros de batalla, como han pasado decenas de jugadores por la pachanga en estos ¡23 años! Qué se dice pronto.

Apenas un par de meses antes de esa fecha, el equipo de la CAM se deshacía por falta de apoyos y, para seguir jugando y matar el gusanillo, montaron éstas pachangas. Willy y Cata también fueron miembros del primer equipo federado de la AVV Albufereta Playa Blanca allá por el 2002, cuando España iba bien, o eso decían por entonces.

Algunos, se aficionaron al baloncesto en su etapa del instituto, al volver del servicio militar, por amistad con los compañeros de la CAM o, simplemente, por conseguir el récord de partidos y entrenamientos jugados en el mayor número de equipos posible como Miguelón ¿verdad?, incluso han ido a Copas del Rey y eventos deportivos de nivel para disfrutar del baloncesto siempre.

Rememoran anécdotas de cuando eran muy jóvenes, como la aparición del campo atrás, la línea del triple, el 1+1 o banda…como traían a sus hijos a jugar/ver la pachanga (actualmente los apuntan a nuestras categorías inferiores) y cómo ha cambiado el baloncesto en todos estos años.

Nombres ilustres han jugado en ésta pachanga, entre otros muchos podemos citar a Julio Gaubert -el primer profesional en la provincia que cobró dinero por jugar en Calpe nos recuerdan- que, desapareció de repente, y luego resultó que le había dado un infarto según les contaba cuando se reincorporó a las pachangas, Sepi (actual jugador del senior de Montemar), Toni Gallego (actual presidente del Lucentum), jugadores que duraron sólo un día (o menos, como Tomás Miró, que se lesionó en la primera jugada de la pachanga que ya es tener mala pata), Heidi (una chica que jugaba muy bien e iba los viernes con ellos –cosa que la monja no llegaba a entender-, dice Willy).

El germen del club, ya llegaría unos diez años después, las ganas de seguir jugando y montar un “equipo de veteranos” traía al primer equipo federado y una escuela de baloncesto a las instalaciones del polideportivo Albufereta, que tuvieron que adecuarse para la ocasión, ya que sólo había un campo de fútbol y una pista de petanca. Los federados entrenaban martes y jueves, pero algunos se animaban a ir los viernes a jugar con nuestros pachangueros (Juanfran, Peladín, Alejandro, Nacho, Edu, Pablo Núñez, Carlitos, Sebas…).

No se entendería el club sin nosotros ni nosotros sin el club” (Willy)

Entre muchos recuerdos, destacamos el de Paco Quilez, cuya muerte prematura supuso un golpe anímico para muchos de ellos, ya que era mentor, amigo y compañero, entre otras muchas cosas. En 2006, recibió un merecido y emotivo homenaje, en las instalaciones del CA Montemar, junto a jugadores del Montemar, trabajadores de la CAM y gente vinculada a nuestro club y/o a las pachangas.

Homenaje a Paco Quilez CA Montemar 2006

Homenaje a Paco Quilez
CA Montemar 2006

Han echado raíces entre nosotros, algunos se han hecho entrenadores, delegados o traen a sus hijos, y mantienen de una u otra forma vínculos con nuestro club, juegan contra los equipos senior del club en algunas ocasiones haciendo de “sparrings”, pero no quieren decirnos los resultados para no sonrojar a más de uno.

Entre algunos de sus deseos para el futuro, nos cuentan que quieren recuperar la pista cubierta para las pachangas de los viernes (Curro tiembla…), una liga de veteranos “de verdad” en la Summer League y que el club consiga unas instalaciones de nivel, para poder seguir creciendo pero sobre todo, que no se pierda la esencia ni del club ni de las pachangas.
Es muy fácil localizarlos, así que si queréis formar parte de sus pachangas o que os cuenten anécdotas de todos estos años ya sabéis, un viernes cualquiera en nuestro polideportivo o en el BYN los veréis.